Lo que la Festivera nos dejó…

La Festivera de Trampolines fue verdaderamente una FIESTA!

La calle Wilson Ferreira Aldunate entre Espíndola y Pilar Cabrera fue el escenario en el cuál se realizó la muestra de talleres de Trampolines: cocina, plástica, música, comunicación, huerta, expresión corporal…

De la cocina salían scons dulces y salados, mientras algunos pintaban mandalas y otros hacían cometines. Algunos audaces saltaban la cuerda todos juntos y se equilibraban en zancos, mientras que la música de los instrumentos de capoeira sonaba de fondo e invitaba a más de uno a entrar en la ronda. El taller de huerta llenó de olores el aire, albaca, romero, menta… se mezclaban en el aire.

Después le tocó el turno al taller de música de mostrar su trabajo, los gurises cantaron al compás de la guitarra y de la flauta de Roberto, niño que participa de Trampolines e integra la banda sinfónica de Las Piedras. Una canción inédita creada en el taller sobre la amistad, “Se me quema el maní” y “El Zoológico” de la Banda del Loco Meñique y la famosa “Mordidita” de Ricky Martín (canción propuesta por los propios gurises) fue el repertorio de coro de niños y niñas.

Por último el taller de expresión corporal tomó la posta y realizó una linda coreografía cerrando con broche de oro lo que fue una verdadera fiesta, en la cuál los niños y niñas pusieron los colores, la música, el movimiento, los sabores… la alegría!

Otra de los grandes acontecimientos de la jornada fue la inauguración oficial del mural de la fachada de la casa. Trampolines se renueva y no para, se mudó de sede, realiza nuevos talleres, se pinta la cara y sigue trabajando con energías renovadas!

Felicitaciones a educadores/as y niños y niñas por esta hermosa Festivera!

Ver fotos