Taller de Candombe en Paso Joven

Los miércoles en la tarde el centro Juvenil Paso Joven en Paso Carrasco se llena de música. Alrededor de las 15 hs. empieza la movida, cortar cartón y papel para prender el fuego y templar las lonjas. Gabriel, el tallerísta y educador del centro juvenil, explica paso a paso lo que hacer. Se colocan los tambores -Chico, Repique y Piano- alrededor del fuego para prepararlos para empezar a tocar.

Cada adolescente elige un tambor, los que no quieren tocar, se dedican a otras actividades, por ejemplo a hacer y pintar lunas y estrellas, porque además de la percusión de candombe, en el taller se trabaja el baile y el arte de este estilo musical.

Suena en la madera la clave, después “yo toco el tambor”, lluvia de palos, y sigue la secuencia…

El tiempo se pasa volando! el taller queda corto para tantas ganas de aprender, pero el próximo miércoles tendrán otra oportunidad de seguir haciendo música.

Compartimos imágenes y videos de la jornada, un agradecimiento especial a Esteban, adolescente que participa del Centro Juvenil, que colaboró con el registro fotográfico y audiovisual del taller.

Ver fotos

Ver video

Reflexión de Marie, voluntaria de nuestra organización:

En el barrio Paso carrasco, a dentro de una casita colorada, se encuentran los jóvenes de Paso Joven. En esta casa con lindos murales, pueden desarrollar su expresión artística, creativa, deportiva, o simplemente compartir entre ellos. El lugar está organizado de manera tal que cada pieza sea dedicada a un tipo de actividad.

Este miércoles fue marcado por el ritmo nacional, el conocido candombe

Para informarse o también recodarse, el Candombe debe su existencia a los esclavos africanos traídos a Montevideo, quienes se agrupaban los domingos de noche para tocar y expresarse. Además de ser una música, el candombe se baila.

El taller de Candombe fue dado para unos 12 adolescentes. Una vez la lonja secada por el fuego preparado por Gabriel, el Taller comenzó. Obviamente, se notó los intereses de cada joven. Ya que los tambores no complacen a todos, una actividad de pintura fue propuesta en paralelo. Los gurises también podían desplazarse de una actividad a la otra según sus ganas.

A mí me encanto tener esa oportunidad: poder tocar, o sea aprender las bases de este instrumento, que justamente, recién había visto tocado por profesionales, el domingo pasado. Fue difícil mantener el mismo ritmo y ahí me dio cuenta de los diferentes sonidos de cada uno de los tres tambores y sobretodo… Que no es tan fácil como lo parece!