Cooperativas sociales: un gran presente y un futuro prometedor

El pasado 6 de noviembre se realizó una jornada de reflexión y proyección del Programa Cooperativas Sociales de Mides «Cooperativas sociales en perspectiva». El Programa cumplió 12 años y desde el ministerio y las organizaciones que co-gestionan el programa se decidió desarrollar este evento para pensar, poner en común y proyectar el futuro de las cooperativas.

Los socios de las cooperativas son aproximadamente 6.000, explicó la directora de Economía Social, Mariela Fodde, el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) promovió la generación de 478 cooperativas sociales que están en funcionamiento. Foode también aseguró que a partir del momento en que las cooperativas sociales refuerzan sus conocimientos y capacidades con el apoyo del Programa de Formación Cooperativa Procoop, a través del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop) o de la UTU, amplían sus áreas de trabajo que, en un principio, en 2007, correspondían casi exclusivamente al rubro limpieza.

La Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), OSE, el Banco Central del Uruguay, el Inefop, UTE, el Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), las intendencias y los municipios son socios estratégicos de esta política pública que se desarrolla desde el Mides.

El Abrojo, la Federación de Cooperativas de Producción del Uruguay y Grameen son las organizaciones de la sociedad civil que co- gestionan el programa con Mides co nel objetivo de promover la Economía Social y el asociativismo.

Además de

Desde la Economía Social  se plantea al sujeto como centro de la actividad económica política y social. Uno de los objetivos centrales es mejorar la calidad de vida de las personas desde la equidad en la integración, la participación económica y la organización democrática.

El mundo cooperativo está integrado al movimiento de la economía social llevando adelante la consigna quizás mas importante de nuestro tiempo que refiere a la sostenibilidad del trabajo digno  y de la vida en todas sus dimensiones.

Teniendo en cuenta estos aspectos,  nuestros equipos llevan a cabo su trabajo en cada uno de los lugares donde se encuentran las cooperativas  con profesionalismo y compromiso técnico, desde un dialogo y escucha muy atentos.

Esto nos permite problematizar este modelo y pensar  Las cooperativas sociales como instrumentos que aportan a la  construcción del cambio social, revalorizando el sentido del trabajo como un aspecto  que no tiene que ver solo con cumplir una función, sino con ser parte de la construcción de una forma  diferente de realizar las tareas que asumen, de tomar decisiones, de resolver los conflictos, de administrar el trabajo y las relaciones laborales; de concebir la organización.

Esto pone sobre la mesa las competencias transversales para el trabajo  y las habilidades para la vida aspectos muy importantes si pensamos en los desafíos que presenta y presentará el trabajo. 

Si ahondamos aún mas en la reflexión podemos buscar puntos de encuentro entre el mundo cooperativo y el futuro del trabajo.  Reafirmando esto, entendemos que en este proceso las cooperativas sociales podrían ser una de las herramientas para pensar y desarrollar el  trabajo del futuro. Hoy, ya no son solo una puerta de entrada a la inclusión laboral, son una realidad en el mundo del trabajo y posibilitan la capacitación permanente de  las personas que las integran, contribuyendo además al desarrollo de competencias transversales y habilidades para la vida, que son aspectos fundamentales para el trabajo del futuro. El desafío es pensarlas desde un nuevo punto de partida.

Ver imágenes de la actividad