SOCIO LABORAL

  • Curso de Atención al Público y Mozo/a
  • Barrido Inclusivo
  • Plazas de Deportes
  • Museos Inclusivos
  • Cursos de Ayudante de Cocina
  • Economía Social

MISIÓN

Nuestra misión es crear ciudadanía fortaleciendo el derecho de las personas. Apostamos al empoderamiento y la participación como motor para el desarrollo de las competencias personales que requiere el mundo del trabajo en este nuevo tiempo. 

NUESTRO MODELO

Nuestro modelo se recuesta en un eje transversal  el profesionalismo con que trabajan nuestros equipos, integrando el reto de sostener un enfoque interdisciplinario, que valore las situaciones y problemas de manera integral, a partir de una estrategia de trabajo de cercanía, que nos implica desde el compromiso ético y político con lo que hacemos y las causas que sostenemos.

FUNDAMENTOS

Estamos en plena revolución tecnológica y nos enfrentamos a cambios fundamentales en nuestra manera de vivir y de trabajar. La mayoría de las empresas conservan al día de hoy prácticas laborales de la época industrial, que conviven con los nuevos patrones de trabajo marcados por la era de la información y nos enfrentamos a retos y oportunidades de un nuevo contexto socio-económico que condiciona las que serán las rutinas de trabajo de las próximas generaciones.

Queremos invertir en la construcción de un ecosistema para dar oportunidades y compartir valores comunes para hacer frente a los retos de nuestro tiempo, con fuerte compromiso y resultados para crear un país más inclusivo. Creemos que ninguna organización puede hacer esto por sí sola, por lo que invertimos en tejer redes que den resultados.

Economía Social

El hecho de que América Latina continúe siendo la región más desigual del mundo da cuenta de las limitaciones y desigualdades que reproduce el sistema capitalista actual. Ante esta situación, que genera la fisura del andamiaje de relaciones sociales, consideramos que debajo del mismo, lo que existe y lo que siempre debe surgir es el carácter social de la economía. En este sentido, la Economía Social (ES) se configura como una opción real y posible de generar un nuevo esquema de crecimiento sostenible y justo que permita desarrollar integralmente a las comunidades.
Dentro de lo que implica el contexto regional, Uruguay no es la excepción, por lo que creemos que es indispensable pensar en la construcción de una senda que permita transitar por un desarrollo mayor de la ES en el país. Como organización orientada al desarrollo de procesos de autono­mía creciente y transformaciones creativas en la sociedad, El Abrojo asumió un rol proactivo en la construcción de un país más justo e igualitario. No en vano la institución se asocia a los distintos modelos de desarrollo que han determinado al país en el último tiempo, funcionando en clave de sistema de respuesta ante cada una de las necesidades imperantes.
En particular, el Programa Socio-Laboral, nace en el año 1994, en el marco de la profundización del modelo neoliberal, en donde el papel del Estado se redujo a su acción reguladora en sectores específicos y neurálgicos, y la reestructura productiva produjo efectos diversos sobre el mercado de empleo, el comercio exterior, el presupuesto público y en términos generales sobre la redistribución de la riqueza. El modelo generó una gran exclusión y fragmentación social con altos niveles de precarización y desocupación, propiciando una mayor dimensión cualitativa de las condiciones de pobreza y exclusión. El mercado de trabajo cambió radicalmente y se convirtió en un desafío de primer orden, sobre todo para los y las más vulnerables.
Desde estos inicios, el Programa Socio-Laboral orienta su acción desde la promoción de la inclusión social y laboral de grupos diversos, sin distinción de edad, sexo y etnia y perfil socio-económico. Nuestra misión es crear ciudadanía fortaleciendo el derecho de las personas. Apostamos al empoderamiento y la participación como motor para el desarrollo de las competencias personales que requiere el mundo del trabajo en este nuevo tiempo.
Estamos en plena revolución tecnológica y nos enfrentamos a cambios fundamentales en nuestra manera de vivir y de trabajar. La mayoría de las empresas conservan al día de hoy prácticas laborales de la época industrial, que conviven con los nuevos patrones de trabajo marcados por la era de la información y nos enfrentamos a retos y oportunidades de un nuevo contexto socio-económico que condiciona las que serán las rutinas de trabajo de las próximas generaciones. Queremos invertir en la construcción de un ecosistema para dar oportunidades y compartir valores comunes para hacer frente a los retos de nuestro tiempo, con fuerte compromiso y resultados para crear un país más inclusivo.
Creemos que ninguna organización puede hacer esto por sí sola, por lo que invertimos en tejer redes que den resultados. En este sentido, se reconoce el valor y la importancia de la ES como un factor clave para el desarrollo de las comunidades. Para el movimiento de la ES, la persona es el centro o sujeto de la actividad económica, social y política. Se despliega como un proyecto que intenta poner límites sociales al mercado. Un proyecto distinto al neoliberal, que propende a construir una economía que produzca sociedad y no solamente utilidades económicas, en donde los precios y las relaciones que se desembocan resultan de una matriz social que pretende la integración y que genere resultados distribuidos de forma más igualitaria.
Si bien es cierto que ante situaciones concretas de crisis, las entidades de ES han tomado gran protagonismo surgiendo como una emergencia friccional ante necesidades de supervivencia,  e incluso las empresas de ES han mostrado una enorme capacidad de resiliencia ante estas coyunturas, también es real que cada vez más las y los ciudadanos están encontrando en el sistema cooperativo, en los emprendimientos y en otros tipos de formatos, salidas para concretar sus objetivos y cumplir sus necesidades de un modo mucho más humano y colectivo de forma estable. La sustentabilidad de lo anterior está en buena medida en base al arraigo que promueven en las comunidades estas iniciativas de ES, sobre todo, para entender y potenciar procesos de desarrollo local. Aprovechar las potencialidades que presenta es crucial para recuperar los espacios públicos, integrar claves de competitividad y desarrollar otros formatos de intercambio colectivo, basado en un enfoque de igualdad. Es justamente en esa senda por la que transita el Programa Socio-Laboral, mediante los diversos proyectos que ejecuta a nivel territorial mayormente desde su Área de Emprendedurismo y Vida Asociativa.

OTRAS COLUMNAS

#AbrojoTrabajo
Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), marcan la agenda mundial, como propósito común de los Estados y sus Pueblos. Su Objetivo 8 es “Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible; el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todas y todos.
Desde el programa Sociolaboral, venimos trabajando hace 20 años en ese rumbo, lo que nos dá pie para encontrar socios y tejer alianzas en éste camino.
Consideramos que el Trabajo Transforma Vidas, en tanto dignifica, incluye socialmente, y permite construir proyectos futuros. Estos aspectos, nos sitúan en la necesidad e importancia de que todas y todos tengan lugar, que de una u otra forma, las personas accedan a la inserción en diferentes circuitos productivos, y que estén en condiciones de dar respuesta a los nuevos desafíos del mundo del Trabajo.
Importa concluir en que deben existir Oportunidades para todos y todas, y que esa tarea es de la sociedad en su conjunto, que promueva el Desarrollo Económico Local de los diferentes territorios, incorpore Capacidades Creativas en los diferentes niveles, y provoque el Desarrollo Personal, Social y Ciudadano.
Nos Desafía el Mundo de Hoy, con cambios vertiginosos en la tecnología, en las relaciones con el Trabajo y nuestra vida cotidiana, con la “lejanía” de las decisiones que afectan a las personas; y que interpela nuestro Rol, como actor social, que busca acortar brechas, innovando en herramientas metodológicas para la Formación y Capacitación, indaga en la pertinencia de Educar para el Trabajo, con capacidad de adaptación y de aprehender a aprender, y que en definitiva, devuelva a las personas la opción de participar activamente en las decisiones que le afectan, Construyendo Ciudadanía.
Apostamos al Compromiso de la Sociedad; para ello, Trabajamos en el Territorio, apoyamos la Construcción Colectiva y Participativa de Todos los Actores, y promovemos la Articulación Interinstitucional, como elemento indispensable para la sostenibilidad de procesos y el logro de resultados.
En síntesis, en vísperas a conmemorar el 1 de Mayo, Día de los/las Trabajadores, acompañamos la idea del Trabajo, Como Motor de Oportunidades.

TRABAJO MOTOR DE OPORTUNIDADES

Generamos acciones y dispositivos innovadores, en conjunción con diversidad y multiplicidad de actores públicos y privados, desde una perspectiva de desarrollo local con base en el territorio, entendiendo al Trabajo como motor de Oportunidades. Esta premisa se sostiene desde 4 pilares:

  • Desarrollo de oportunidades para todos y todas 
  • Compromiso de la gente y de los y las técnicas
  • Formación para los desafíos del mundo de hoy
  • Trabajo transforma vidas

1 - Desarrollo de oportunidades para todos y todas

Desarrollo de oportunidades para todos y todas, sujeto al Desarrollo Personal, el Desarrollo Económico Local y el Desarrollo de Capacidades Creativas;

2 - Compromiso de la gente y de los y las técnicas

Compromiso de la gente y de los y las técnicas, estructurado a partir del Trabajo en Territorio, la Construcción Participativa y la Articulación Interinstitucional;

3 - La Formación

La Formación para los desafíos del mundo de hoy, desarrollando Herramientas para la Formación, Educación para el Trabajo y Creación de Ciudadanía; y que

4 - El Trabajo transforma vidas

El Trabajo transforma vidas, partiendo de identificar y analizar los Desafíos del Mundo del Trabajo, la Inserción en los Circuitos Productivos y donde haya Lugar para todos y todas.

NUESTRO IMPACTO

(Datos 2017)

  • En la escala nacional es muy profundo, teniendo presencia en 16 de los 19 departamentos del país.
  • Procesos de incubación y asistencia técnica a 332 Emprendedores/as, un 35%  culminan todo el ciclo- efectividad y un 20% continúa en proceso.
  • 220 Cooperativas Sociales (3.180 personas aprox), desarrollan procesos de fortalecimiento organizacional en las áreas social económica y jurídica, a partir del trabajo de 12 parejas de técnicos/as, promediando 30 horas mensuales por Cooperativa. Contando con la disponibilidad de 160 horas mensuales de Asesoramiento Jurídico.
  • 100 jóvenes en procesos de Formación para el Trabajo en diversas áreas.
  • 70 clasificadores de residuos transitan procesos de formalización laboral, al igual que 60 personas desempleadas y 20 jefas de hogar a partir de experiencias de trabajo protegido.

Contacto

Coordinador: Pedro Delprato

Dirección: Soriano 1153 esq Gutiérrez Ruiz

(598) 2900 9123 – 2903 01 44

laboral@elabrojo.org.uy